EnglishEspañol
    Set font size to small Set font size to medium Set font size to large
  BUSCAR

Adaptación al manejo de una cría de oso de anteojos (Tremarctus ornatus) en el Parque Zoológico Huachipa

Catalina Hermoza Guerra MV Dip1,  Michael Tello Huaringa1,  Carmen Capuñay Becerra2,  Celia Díaz Gonzáles2

1 Parque Zoológico de Huachipa, Lima, Perú; cathermoza@yahoo.com , 997373112 – 3560464 anexo 107
2 Programa de Internado y Tesistas del Parque Zoológico Huachipa, Lima, Perú


El oso andino u oso de anteojos, Tremarctos ornatus, única especie de la familia Ursidae en Sudamérica, está considerado por la IUCN como una especie amenazada, se encuentra incluido dentro del apéndice I de CITES; su rango de distribución abarca Panamá, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y el Noroeste de Argentina, desde los 250 hasta los 4750 msnm.

El Parque Zoológico Huachipa (Lima- Perú) recibió por parte del Instituto Nacional de Recurso Nacionales - INRENA, un ejemplar de oso de anteojos, cría, macho, proveniente de la provincia de Huaycabamba del departamento de Huánuco, el cual se encontraba en pobre condición corporal y con 10 kg de peso, la fecha de ingreso fue el día 8 de Marzo del 2008.

Debido a circunstancias de captura, maltrato y mala nutrición, luego de su traslado se establecieron los siguientes objetivos para su adaptación y recuperación: elaboración de una dieta balanceada aceptada fácilmente por el animal, condiciones de cautiverio que permitan su adecuado manejo y un programa de enriquecimiento ambiental que eleve su calidad de vida.

Durante el tiempo de adaptación (49 días) se probaron cuatro dietas con los mismos insumos, los cuales variaron en cantidad en función al consumo y preferencia del osezno. Las dietas utilizadas no se diseñaron para cubrir los requerimientos nutricionales apropiados, sino para lograr en una primera etapa la aceptación de insumos utilizados en el zoológico de manera rutinaria. A manera de referencia se indica que la última dieta registró una composición nutricional de  17.8 % de proteína, 6.1 % de grasa y  3.5 % de  fibra.

Se estableció que de un total de 4600 g (100%) de alimento ofrecido en el día 1 de la evaluación, se registró un consumo de 2115 g (46%). Al día 49 de la evaluación, de un total de 3945 g (100%) se registro un consumo de 3775 g (95%). Los alimentos se ofrecieron en dos raciones, a las 10 am y 4 pm, registrándose similares consumos cuantitativos en los dos horarios. El insumo de mayor aceptación durante el periodo de evaluación fue la uva seguido por la avena cocida. Los insumos que mostraron consumo irregular durante el período de evaluación fueron el camote cocido y el huevo cocido. En los gráficos de consumo se observa que las líneas correspondientes a las frutas se volvieron constantes desde el día 7 de la evaluación y las líneas correspondientes al total de insumos se volvieron constantes recién al día 33 de la evaluación. El recinto donde se instaló al animal consta de un dormidero y un área de manejo divididos entre si por una puerta levadiza. Inicialmente la cría era renuente a desplazarse de uno a otro recinto, por lo que se establecieron parámetros de aceptación del ambiente según el tiempo de movilización entre ambos, lográndose finalmente que se desplace por estímulo alimenticio de un recinto al otro en 3 minutos.

Manifestó respuestas positivas con trabajos de enriquecimiento ambiental ocupacional, observándose una predilección marcada al tronco instalado en el área de manejo, al cual trepaba hasta la parte alta rápidamente, pasando luego a jugar con una llanta que colgaba a modo de péndulo. Esto también se observó en las labores de enriquecimiento ambiental utilizando gelatina y la alfalfa distribuida en diferentes puntos dentro del ambiente.

El 21 de mayo se realizó su primer control sanitario  donde registró un peso de 23 kg, con mejora de la condición corporal  y fue trasladado a su ambiente de exhibición.

Enfrentar las condiciones de estrés de las crías huérfanas de animales silvestres cuando ingresan puede presentar situaciones muy críticas, si no se plantea un manejo estratégico adecuado. Fue vital el registro diario de peso de todos los insumos ofrecidos y su consumo, ya que permitió determinar el momento en el cual el osezno acepto la dieta en su conjunto, lo cual ocurrió a partir del día 33. Actualmente se están haciendo las correcciones necesarias para llegar a determinar la dieta que cubra los requerimientos nutricionales óptimos de la especie para esa edad.
Las dietas manejadas durante los 49 días de evaluación aportaron un promedio de 16.4% de proteína y 5.8% de grasa, a pesar de no suplir los requerimientos nutricionales sugeridos se pudo registrar un incremento de peso y mejora de la condición corporal luego de este periodo.

Las frutas representaron el 49% de la dieta las cuales fueron aceptadas de manera uniforme desde la primera semana, lo cual coincide con sus preferencias de hábitos alimenticios naturales.

Determinar el insumo de preferencia  del osezno nos facilitó el acondicionamiento a las rutinas de manejo, reduciéndose gradualmente el estrés en la cría.

El enriquecimiento ambiental ocupacional y sensitivo logro incrementar la actividad del osezno durante el día, el cual fue asociado a un incremento de consumo de alimento.

El manejo personalizado fue la pieza clave para el logro en la  adaptación del osezno, igualmente fueron fundamentales el control periódico en la adaptación del ejemplar, los registros de consumo, la toma de datos de respuestas al manejo y el enriquecimiento ambiental continuo.

Presione aquí para descargar la versión
PowerPoint de la presentación (4.69 MB)
.