EnglishEspañol
    Set font size to small Set font size to medium Set font size to large
  BUSCAR

Conservación del Oso Andino (Tremarctos Ornatus) en Venezuela: trabajo en equipo para la actualización y puesta en práctica de un Plan de Acción

Shaenandhoa García-Rangel1 *, Edgard Yerena2, Dorixa Monsalve3, Denis Torres4, Ada Sánchez-Mercado5, Andrés Eloy Bracho6, Zoila Martínez7, Isis Gómez8.

1 Wildlife Research Group, University of Cambridge, Inglaterra.
2 Departamento de Estudios Ambientales, Universidad Simón Bolívar, Venezuela.
3 Laboratorio de Manejo y Conservación de Fauna Silvestre, Universidad Simón Bolívar, Venezuela.
4 Fundación Andígena, Venezuela,
5 Unidad de Biodiversidad, Centro de Ecología, Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, Venezuela.
6 Parque Zoológico y Botánico Bararida, Venezuela.
7 Vitalis, Venezuela,
8 Fundación para la Defensa de la Naturaleza, Venezuela.

* Wildlife Research Group, The Anatomy School, University of Cambridge. Downing Site, Cambridge, CB2 3DY, UK. sg343@cam.ac.uk. +44-1223-333753.


Una vez que una especie es considerada como en riesgo de extinción, es necesario evaluar integralmente sus amenazas y requerimientos, para establecer un marco de acción objetivo y concertado que guíe las intervenciones a ser aplicadas a fin de garantizar su supervivencia. Esto permite afrontar las amenazas existentes de manera prioritaria, progresiva y en lapsos de tiempo acordes con las necesidades identificadas.

En este sentido, el Grupo Ad Hoc de Especialistas del Oso Frontino (GEOF-Venezuela) publicó en 1994, el primer Plan de Acción para la Conservación del Oso Andino en Venezuela. Este documento recopiló la información disponible, propugnó y promovió la veda indefinida de la especie y la protección de su hábitat, fomentó el desarrollo de investigaciones, programas educativos y la capacitación ex situ, además de contribuir significativamente en el posicionamiento del Oso Andino como símbolo de conservación en el país. En el año 2005, la necesidad de reevaluar el estado de la especie, hacer un balance de los alcances obtenidos y poner al día las acciones requeridas, era palpable en la comunidad  involucrada, por lo que ese mismo año, iniciamos el proceso de revisión.

El primer paso, consistió en compilar la información disponible, para lo que contamos con  la colaboración de profesionales y estudiantes. Seguidamente, organizamos dos talleres consultivos y multidisciplinarios con el objetivo de evaluar los alcances del Plan de 1994 y analizar los resultados obtenidos durante la compilación. Más de 50 investigadores, estudiantes y representantes de instituciones estadales, organizaciones-no-gubernamentales y grupos locales, participaron en las discusiones. La evaluación realizada determinó que la implementación del Plan de 1994 fue insuficiente, pues no produjo una reducción sustancial de las amenazas sobre la especie, a pesar de los importantes avances obtenidos.

Un total de cuatro Áreas de Acción fueron identificadas en el proceso de revisión y se  establecieron objetivos y actividades concretas para cada una de ellas:

  1. Manejo, Conservación e Investigación in situ: a) incremento de la cobertura y conectividad de áreas protegidas en Sierra de Perijá, Ramal de Calderas, Pueblos del Sur y Sierra de Portuguesa, b) caracterización y reducción de eventos de cacería furtiva, c) capacitación del personal de vigilancia y control, d) generación de información científica aplicada a la conservación.
  2. Política y Legislación: a) protección legal de áreas identificadas, b) desarrollo, actualización y aprobación de Planes de Ordenamiento y Reglamento de Uso de áreas protegidas existentes.
  3. Educación, Sensibilización y Participación Ciudadana: a) fomento de conciencia popular en función de la importancia y beneficios de la conservación del Oso Andino y su hábitat, b) promoción de la participación comunitaria en la protección de la especie y el uso sostenible de los recursos.
  4. Conservación ex situ: a) fortalecimiento de instituciones y b) capacitación de personal, para el manejo de la población cautiva en sincronía con necesidades in situ y  programas de educación ambiental.

A fin de dar mayor consistencia y factibilidad al producto se establecieron plazos, responsabilidades, posibles obstáculos y requerimientos evaluativos en cada caso. Finalmente en Junio 2007, se publicó en electrónico (www.andigena.org) el Plan de Acción para la Conservación del Oso Andino (Tremarctos ornatus) en Venezuela (2006-2016), ofreciendo a todos los interesados un marco objetivo y legítimo para orientar futuras acciones y así asegurar una contribución efectiva y coherente con mayores probabilidades de éxito.

La puesta en práctica del nuevo Plan comenzó de manera inmediata, integrándose a esfuerzos individuales ya en proceso y consolidando nuestro grupo de trabajo. Luego de un año de su publicación, contamos con:

  • Estimaciones de hábitat potencial y análisis de riesgo y viabilidad en la Cordillera de Mérida y el Macizo de El Tamá
  • Caracterizaciones de conflictos hombre-oso en el Parque Nacional Sierra Nevada
  • Proyectos educativos de alcance local y regional.

Actualmente, se desarrolla:

  1. Un modelo de uso de hábitat, estimaciones de abundancia y evaluaciones de los efectos de la fragmentación en Sierra de Portuguesa,
  2. Un manual de procedimientos para el manejo ex situ de la especie editado por El Grupo de Trabajo de Osos Andinos en Venezuela (GTOV) así como,
  3. Un plan de manejo y evaluaciones de riesgo de enfermedades infecciosas para la población cautiva.

Como parte de nuestras actividades en grupo, estamos evaluando el impacto de los programas de educación ambiental y la efectividad de las áreas protegidas, en la reducción de las amenazas sobre Oso Andino. Hemos generado tres bases de datos (registros de presencia, bibliografía y datos de contacto de profesionales, estudiantes e instituciones) para actualizar la Red Tremarctos y promover el establecimiento de una comunidad participativa avocada a la investigación y protección de la especie. Paralelamente, estamos desarrollando directrices para el rescate de individuos, dado que su captura es una amenaza creciente en el país.

A futuro, convertiremos nuestras áreas de investigación individuales en líneas de trabajo colaborativas, siguiendo las directrices del nuevo Plan de Acción. En el área de Manejo, Conservación e Investigación in situ trabajaremos en:

  1. Estimar densidades poblacionales, áreas de acción y diversidad genética
  2. Generar información en unidades geográficas donde es escasa
  3. Aplicar programas de capacitación  para guardaparques
  4. Cuantificar  y caracterizar eventos de cacería y
  5. Evaluar la pérdida de hábitat y el grado de amenaza de la especie.

Para Política y Legislación, promocionaremos la utilización del Plan de Acción en la toma de decisiones e iniciaremos conversaciones para asegurar la aplicación de las directrices de rescate establecidas.

En Educación, Sensibilización y Participación Ciudadana buscaremos: 1) la incorporación de la temática del Oso Andino en el currículo de educación básica y 2) ampliar la cobertura en los medios de comunicación. Finalmente, en el área de Conservación ex situ nos avocaremos a fortalecer el vínculo con acciones in situ, a través del reforzamiento del GTOV.

Nuestra propuesta de trabajo en equipo, consiste en unir diversas experticias y conocimientos en la formulación y desarrollo de acciones de conservación acertadas para el Oso Andino en Venezuela. Iniciativas similares en otros países favorecerían la creación de una red de trabajo andina, con capacidad de incrementar las posibilidades de supervivencia de la especie a largo plazo.