EnglishEspañol
    Set font size to small Set font size to medium Set font size to large
  BUSCAR

Captura, cuarentena y liberación del Oso Andino

Mary Cruz Lamas1 y F. Pereira2

1 Instituto Nacional de Parques Mérida Venezuela
2 Asociación Civil Biocontacto.
Ave. Los Próceres Edif. Progresa Mérida Edo. Mérida Venezuela. biocontacto@yahoo.com. Telf. 58- 414-7472021.


Durante el mes de Octubre 2007, 3 diferentes individuos de oso andino fueron vistos en un área poblada de aproximadamente 25 viviendas en el Estado Mérida en Venezuela. Este tipo de avistamientos de osos andinos en áreas pobladas es sumamente raro. Previo a este caso y en esta localidad en particular solo se conoce de un  incidente previo a finales de la década de los ochenta.

Es el objetivo del trabajo fue documentar la experiencia de captura y posterior manejo y liberación de un ejemplar de oso frontino, donde se detalla y analiza el proceso de captura (razones de captura, métodos, riesgos, ventajas sobre otros sistemas), su manejo en el período de cuarentena (proceso de adaptación al cautiverio, técnicas empleadas, alimentación) y su liberación (método, complicaciones, consideraciones), de manera tal que esta experiencia sirva para  estar preparados para proceder con un manejo adecuado en futuras acciones de este tipo.

En el evento de captura participan el Instituto Nacional de Parques (INPARQUES), el Ministerio del Ambiente, la Guardia Nacional (Guardería Ambiental). Además se solicita apoyo técnico al Médico Veterinario del Zoológico local (PZ Chorros de Milla) y la intervención de la Sexagésima Novena fiscal ambiental Josefa Camargo. IMPRADEM aporta la logística de tratraslado.

En la finca en cuestión se constata la presencia de un ejemplar de oso frontino adulto el cual permanecía en la copa de un árbol de cínaro Psidium caudatum rodeado por personal obrero.
Tomando en consideración, el riesgo potencial que corría dicho ejemplar debido al temor de la población por la reciente actividad de los osos en la zona, se decidió realizar un retiro preventivo del ejemplar para luego evaluar su mejor destino.

Considerando las condiciones en que se encontraba dicho oso, se optó por realizar el procedimiento de captura con dardo anestésico. Una vez anestesiado por completo, se comienza a preparar los amarres de cuerdas en el animal que permitirán un descenso controlado desde el árbol y su posterior traslado hacia la jaula-transporte.

El periodo de cuarentena se realiza en el zoológico local  (PZ Chorros de Milla). Allí se procede a darle aislamiento visual al ejemplar para reducir el estrés y minimizar las lesiones auto infringidas. Se establece una dieta a base de los elementos que se conocía estaba consumiendo en el lugar de captura (bromelias y frutos de cínaro). También se agregó carne de caballo por su disponibilidad en el Zoo y frutos como cambur, lechosa y guayaba. Se incluyó satisfactoriamente otros ingredientes en la dieta como miel y tenebrios. Se cuantificó el consumo de sólidos y líquido, así como también se documentó su comportamiento y proceso de adaptación al cautiverio. Adicionalmente se tomaron muestras biológicas y se identificó el ejemplar con un microchip.

Una vez que la Fiscalía Ambiental tomó en cuenta las consideraciones técnicas sobre el mejor destino de este animal y ésta decidió su liberación inmediata, se procedió a organizar la logística del procedimiento. Se estableció la reintroducción del ejemplar dentro del bloque de la Cuenca del Río Capaz por vía aérea (helicóptero) para lo cual se contrató los servicios de una compañía privada. Se decidió repetir el mismo protocolo anestésico ya que se conocía su efecto y duración en este ejemplar. Se logró el traslado sin contratiempo pero se debió profundizar el plano anestésico significativamente lo que retrasó la recuperación del animal en el punto de liberación.

La presencia de tres ejemplares de oso andino en un lapso de tiempo muy corto en la misma área poblada atrae particularmente la atención, sobre todo si esta zona poblada reúne elementos disuasivos para el común de los osos como lo son la actividad humana intensa, el ruido, la presencia de perros entre otros.

La decisión de captura de cualquier ejemplar de oso, tiene implicaciones legales, sanitarias,  económicas y sociales a considerar. Sin embargo, las poblaciones de osos andinos en Venezuela no se encuentran aisladas, y su interacción con las zonas intervenidas plantean las siguientes premisas:

Los osos andinos están en contacto con especies domesticas y están potencialmente expuestos a enfermedades de transmisión por vectores, de contacto directo y vía aerógena.

La falta de educación de la población sobre los osos, los pone en riesgo potencial En tal sentido:
Existe la necesidad de educar a la población en general sobre la presencia de osos en la región en especial a las comunidades rurales y qué acciones tomar cuando esto ocurra. Si bien esta población no representó en el momento un riesgo letal para el animal, si existió un riesgo potencial ante el hecho de rodear al ejemplar.

El riesgo sanitario en su periodo de cuarentena no es mayor al presentado durante su interacción en zonas intervenidas.

La captura de un ejemplar de oso andino no debe estar sujeta solo al hecho de que éste sea un "animal problema" sino también en función del riesgo al que esté sometido debido a la interacción hombre-animal.
 

Presione aquí para descargar la versión
PowerPoint de la presentación (4.32 MB)
.